Páginas vistas en total

sábado, 7 de enero de 2012

9 DE ENERO


Este año se conmemora 48 años de la heroica gesta de enero de 1964, donde jóvenes panameños, inicialmente del glorioso nido de Águilas el Instituto Nacional, que exigían el cumplimiento de un acuerdo bilateral cabe resaltar que, en enero de 1963, los Presidente Kennedy y Chiari firmaron un acuerdo por el cual la bandera panameña debía ser izada en todos los sitios públicos de la Zona del Canal, junto al pabellón estadounidense, a partir de enero de 1964.
Los zonians se resistían al cumplimiento de dicho acuerdo, y la Asociación Federara Del Instituto Nacional (AFIN) hoy extinta gracias a los inherentes esfuerzos de las consecutivas administraciones de Educación, estos estudiantes solicitaron al rector del momento Profesor Dídimo Ríos, la bandera nacional del colegio, previa solicitud de autorización a las autoridades de la zona del canal, para efectuar la izada del pabellón y así dar cumplimiento a los acuerdos de 1963, esto se confirma por el hecho de que pudieron llegar hasta la Escuela Superior de Balboa atravesando el control militar norteamericano.
Esa tarde de enero último día de clases de la promoción de 1964 del Instituto Nacional, cambiaria el curso de un país de manera irreversible, como es sabido al llegar el grupo estudiantil conformado por alrededor de 200 estudiantes, fue esperado por una multitud de habitantes de la zona canalera, que de manera agresiva y de facto impidieron el cumplimiento fiel de un acuerdo, rasgando la enseña patria, y golpeando a los jóvenes panameños que pese a todo jamás soltaron la bandera.
Así comienza una de las más penosas actuaciones del ejército estadounidense, donde utilizaron su poderío militar, tanques, bayonetas y fusiles automáticos, en contra de una población panameña, armada de coraje valor, indignación, piedras y palos.
La Policía Nacional, como siempre ejerciendo su escuálida labor, fue encuartelada y en flagrante violación a la constitución que llama a los nacionales a tomar las armas en defensa de la soberanía, le fueron retiradas y negadas a los nacionales que por casi tres días en Panamá y Colon fueron atacados y amedrentados por los soldados norteamericanos.
El Presidente Roberto F. Chiari bajo la presión de los nacionales y el abuso cometido no tuvo otro remedio que romper relaciones diplomáticas con Estados Unidos de Norte América, situación que fue criticada por los criollos adeptos a los norteamericanos.
Hoy a 48 años de estos hechos, y la firma de un tratado que el 31 de diciembre de 1999, nos devolvió la zona y administración del canal, siento tristeza, al ver como aquella burguesía criolla amanuense de los norteamericanos, son los que más provecho han conseguido gracias a la lucha generacional de estudiantes, campesinos, obreros y en fin del pueblo, esto lo digo porque son estos los que hoy viven y usufructúan las áreas revertidas, los que construyen imperios donde nuevamente se alzan las cercas y se colocan letreros “prohibiendo el paso” son estos los que venden las tierras nuevamente al extranjero, que nuevamente se creen dueños de un territorio, ¿y donde queda la sangre del mártir?, sus muertes parecieran haber sido en vano, su sangre olvidada y su memoria pisoteada por aquellos que nunca han ofrendado una gota de sudor por este país y que solo han sabido aprovecharse de las circunstancias para lucrar.
En honor a todos los panameños que fueron lisiados, golpeados, ultrajados, y acribillados por un imperio cobarde, y hoy yacen inertes en tumbas olvidadas en el cementerio Amador, Maritza Ávila Alabarca, Ascanio Arosemena, Luis Bonilla, José Del Cid Cobos, Teófilo Belisario De La Torre, Gonzalo A. France, Víctor M. Garibaldo, José Enrique Gil, Ezequiel Meneses González, Víctor M. Iglesias, Rosa Elena Landecho, Carlos Renato Lara, Evilio Lara, Gustavo Lara, Ricardo Murgas Villamonte, Alberto Nichols Constance, Estanislao Orobio W., Jacinto Palacios Cobos, Ovidio L. Saldaña, Rodolfo Sanchez Benítez, Alberto Oriol Tejada y Celestino Villareta.