Páginas vistas en total

martes, 5 de junio de 2012

Del Paternalismo y otros vicios...

Recientemente he visto en los medios de comunicación en reiteradas ocasiones al mamarracho de palacio, hablando de continuismo, de proyecto de gobierno, pero el día que más me asusto creo que fue la primera vez que hablaba sobre este tema ante una de nuestras tantas comunidades marginadas, y con su elocuencia hablaba de las “soluciones” que les van a quitar si llegase a gobernar otro partido. Otro día veo a los dos candidatos más ridículos que aspiran ocupar la presidencia de la Asamblea Legislativa, hablando de que ellos trabajan por la comunidad por que les llevan bolsas de comidas, balones y gestionan canchas. Para culminar algunos de los elementos hoy aparece el ministro sin título y aspirante a presidir el país, en una cuña publicitaria pagada por el Estado, vanagloriándose de sus obras (Todas pagadas por nuestros impuestos y en su mayoría política y económicamente insostenibles), como si estuviese en plena campaña electoral. Todo lo anterior me lleva a reflexionar sobre como el partido de turno a exaltado aún más el paternalismo exacerbado, aumentando las necesidades, inflando el mercado financiero, elevando la canasta básica y creando una situación de inestabilidad para ellos mismos sacar partido y provecho político de esto. Además es repugnante observar, como a manos llenas se dan licitaciones para obras sin si quiera un control por parte de la hoy sin funciones contraloría, como campea la corrupción y el desgobierno, convirtiendo las necesidades del pueblo en su fuente clientelista y paternalista. Pese a que Instituciones Financieras Internacionales (Que no son la panacea) le han advertido del riesgo que conlleva la inversión desproporcionada, el irracional gobernante continua con sus oscuros propósitos, otorgando concesiones que casualmente siempre las ganan las mismas empresas, donde se sabe que los precios se inflan y a mitad de proyecto las cuentas aumentan, regalando computadoras a jóvenes que aún no saben usar bibliotecas, haciendo hospitales que no contaran con equipos ni personal suficiente, construyendo cuanto parque o carretera le sirva para justificar su despilfarro de la cosa pública y así seguir triangulando todo a su beneficio monetario. Dicen que el día de mañana es imposible de predecir, pero las matemáticas son ciencias exactas no especulativas y nadie que gaste tanto, de manera irresponsable y sin planificación podrá recuperar ese dinero, obviamente el endeudamiento seguirá, la inflación crecerá, la paupérrima situación de la producción nacional se verá mucho más baja y él gran visionario empresarial vera su plan realizado al ser él el mayor importador y ahora con la utilización de su poder beneficiario de las ganancias de muchas empresas que han tenido que rendir su tributo cediendo control societario para no desaparecer o ser objeto del chantaje mafioso utilizado con todo aquel que no comulga o se resiste a otorgarle lo que pide. Creo que Vamos hacia un destino incierto ojala me equivoque y en pocos años tenga que hacer sopa de mis palabras pero dudo mucho la historia cuenta hechos que muchas veces se repiten con actores distintos pero conductas similares por lo que es muy poco probable que encuentren resultados diferentes.

1 comentario:

Maricris_D dijo...

Lo único que puedo decir es que cada día que pasa siento temor de lo que sucede en este país.