Páginas vistas en total

viernes, 23 de diciembre de 2011

LA REEMILITARIZACIÓN


Hace poco veía en la televisión a el jefe del servicio nacional de fronteras de Panamá, al ver su uniforme sentí desagrado, asco, y algo rabia, ya que si la memoria no me faya el ejército panameño fue proscrito en uno de los primeros actos del gobierno post invasión.
Esto me llevo a revisar un tema que ya había visto cuando se aprobó el presupuesto que entrara en vigencia en el año 2012, donde el Ministerio de Seguridad, obtenía el mayor presupuesto para el próximo año fiscal, por encima de Salud, Educación y Desarrollo Agropecuario.
No se trata de criticar que se invierta en seguridad, lo que queremos señalar es el peligro latente que corremos a una remilitarización, con la compra de equipos de alta tecnología, aumento de salario programáticos, compra de armas cada vez más letales y demás potencias, cambio del uniforme de las tácticas y de la mentalidad del aparato represivo del Estado, que en las últimas manifestaciones se ha notado su progresiva monopolización de la violencia llevándola al punto del abuso, todo lo anterior en virtud la excusa de la seguridad, y combatir el crimen.
Esa lucha frontal, o esa guerra contra el crimen no tiene reglas claras y como en toda guerra sus víctimas somos los civiles, no armados y decentes que tenemos que ceder cada día otro porcentaje de nuestras ya soslayadas libertades, debido a que no importa haber convertido nuestras casas en jaulas, limitar nuestros horarios de esparcimiento, o limitar nuestro espectro geográfico.
Cada gobierno ha utilizado el tema de la seguridad como eslogan de campaña, dejando de un lado debates necesarios, centrándose en el combate a la delincuencia, en un escrito anterior “EL ORIGEN DEL MAL” exponía algo ya sabido, y probado científicamente en sociedades de avanzada, donde se ha expuesto que invertir en el desarrollo humano, ( deportes, educación, cultura) es el mayor arma en contra de la delincuencia, las drogas y otros flagelos sociales, estudios que no dudamos que nuestras autoridades conozcan, tengan y hayan valorado en algún momento.
Pero de lo anterior nace la pregunta ¿ Por que invertimos mas en armas y en seguridad, que en Desarrollo Humano y Seguridad Alimentaria?
Elemental diría Cherlog Homes , a su fiel amigo Watson, el hecho radica en que a los gobernantes les conviene mantener el tema de la seguridad como slogan político permanente, ya que si educan al pueblo y hay mas alimentos y más trabajo la delincuencia probablemente bajaría, no habría necesidad de dar en concesión directa millonarios contratos, no se tendría un brazo represor tan bien dotado capas de intimidar a la sociedad civil, grupos estudiantiles y obreros, con brutales represiones, mismas que no son proferidas a los criminales, ya que no parece lógico que en una urbe tan pequeña los criminales dominen tanto y tengan tal control y la policía con su “inteligencia”, sus inversiones no haya podido controlar la ola de crímenes y estos en vez de disminuir contrariamente aumenten, lo que nos lleva a otra interrogante ¿Qué hacen con tanto dinero para que tanta inversión y tantas unidades si nada cambia y va para peor?.
Para concluir creo que son más preguntas que respuestas, pero mantengo mi criterio que solo una reestructuración de la educación, comenzando con una inversión seria, puede dar como consecuencia una sociedad mejor preparada con menos riesgo social, al igual que una distribución de riquezas de manera equitativa, de la mano con el desarrollo agrícola que promueva la seguridad alimentaria propiciaran un país donde en un futuro la criminalidad sea tema de libros de historia, y así podamos tener una sociedad lo suficientemente analítica con elementos de base, que no permitan que cualquier persona pueda aspirar si quiera a dirigir las riendas del país, así poder tener candidatos que representen los verdaderos intereses sociales y sean capaces de esgrimir ideas en debates de interés social y no limitarse a escuálidas promesas de campañas que se repiten elección tras elección.
Tengamos cuidado y miremos con responsabilidad, esta remilitarización que se está dando en las fuerzas de seguridad de nuestro país.

jueves, 15 de diciembre de 2011

EL MODELO CONSUMISTA DE LA NAVIDAD



En esta época se celebra un año más de la natividad de Jesús hijo de María y José, al cual la tradición le ha dado el carácter divino y así se ha recogido en la biblia y transmitido de siglo en siglo, pero al analizar la biblia y la progresividad de la conmemoración del natalicio del niño dios, esta se ha transfigurado de propósitos de objetos inclusive de sujetos.
El primero de los cambios es fácil de detectar, el mensaje final de la biblia y en especial el de la vida de Jesús, está enmarcado en el amor, la solidaridad, la equidad, la igualdad, y la libertad, en dar en compartir lo poco o mucho que se tiene con los demás, pero los capitalistas comerciantes que en su mayoría pertenecen a la tribu que fue la encargada de juzgar, condenar y crucificar a Jesús, son los que hoy día aprovechan la celebración de su natalicio para confundir los verdaderos valores y significados de esa fecha, para comercializar sus bienes en virtud de esta fecha valiéndose muchas veces de la ignorancia y en su mayor parte del modelo consumista que desvirtúa totalmente el sentido real de la natividad de Jesús.
Del mismo modo podemos observar cómo el sujeto central de la navidad, que era la celebración del nacimiento de Jesús, se ha cambiado no por la tradición de San Nicolás de Bari, que es una historia con un matiz diferente, sino en la utilización de la fecha con el personaje histórico antes mencionado para convertirlo en Santa Claus, un ser místico que vive en un lugar del Polo Norte (Configurándose la ideología política por ser occidental) aparte que sus antecedentes próximos se remiten a un marketing de una empresa de gaseosas, finalmente tenemos tantos personajes en torno a una misma fecha que ya hoy día no se le rinde el debido culto o no se sabe qué y a quien conmemoramos, debido que alrededor de este ser Santa se han construidos otras figuras traídas de las tradiciones celtas como duendes ninfas y una serie de sujetos que son la decoración de nuestros hogares sin dejar pasar, un elemento, el árbol de pino que es y era venerado, por los celtas y luego esta tradición se traslado a los pueblos occidentales y hoy día en lugares donde sería imposible que se desarrollara este árbol tiene que colocarse uno, así que si contamos tenemos a Jesús, a Santa, el Arbolito y los tres convergen y compiten, al mismo tiempo bajo el mismo fundamento creando una gran confusión.
Finalmente la navidad ha dejado de ser una fiesta donde se comparte a una fiesta de vanidad, de consumismo, de irracionalidad comercial, donde las personas se lanzan a las compras y más que el significado del regalo se valora el costo del mismo, más que estar en familia, los regalos alejan a las personas, y en vez de convertirnos en una sociedad más equitativa, el día de navidad habrán lugares donde la comida se desbordara y personas que sufrirán indigestión de tantas cosas que han ingerido y otros hogares tanto en Panamá como en el mundo ni siquiera podrán llevar sus alimentos básicos y que pensar de los juguetes o artículos de vestir innecesariamente comprados solo para celebrar, porque alguien dijo que hay que vestirse con ropa nueva o abultar las canastas de los niños con juegos, mientras hay otros infantes que tendrán que jugar con las cajetas de aquellos juguetes nuevos o con los dañados que encuentren en los vertederos, sin dejar de mencionar que lo único diferente que habrá en su día dependerá del clima ya que para ellos el mundo sigue siendo de penumbra y miseria.
Más que una crítica es un reflexión de ver como el consumismo y el mercado han acabado con ese sentido de la celebración del nacimiento del hijo de dios, que en vez de unir nos separa, nos hace mas frívolos, como ejemplo esta de que hay madres y padres que en noche buena llegaran en punto a las 12 porque los dueños del comercio no les interesa para ellos la navidad solo es vender sin importar con sus “colaboradores” que no pueden compartir con sus familias.
Feliz Navidad.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

EL ORIGEN DEL MAL




Desde que el hombre es hombre y el mundo tiene historia registrada siempre ha existido se ha dado la lucha por el poder, la ambición, y las desigualdades.
La anterior premisa es muchas veces el argumento de “analistas “y científicos sociales para explicar las incongruencias que hay en este mundo. Quizás esta explicación tuvo sentido en algún momento de la historia pero en este momento simplemente es la excusa más barata para justificar el orígenes de los males de los seres humanos que es la desigualdad social, la falta de equidad, la mala distribución de la riqueza, y la brecha entre desposeídos y ricos que cada día se hace mayor trayendo consigo consecuencias de orden mayor.
Hemos llegado al punto que aquellos descendientes de pueblos guerreros que por medio de la brutalidad y de la fuerza se impusieron a otros destruyendo su tecnología y cultura, hoy día son los que se hacen llamar países de primer mundo y “civilizados” estos mismos los que en post de un desarrollo y lo que se le denomina el estado de bienestar, han llevado al mundo al colapso del agotamiento de los recursos generados del planeta, que como mencione han dividió el mundo en el que vivimos en varios mundos primer mundo, tercer mundo, países emergentes civilizados, simple y llanamente son conceptos discriminatorios para establecer quiénes son ricos y quienes son pobres.
Pero como la matemática no mienten para que alguien sea muy rico tiene que haber alguien que sea muy pobre, o que ese muy rico haya explotado los recursos de es muy pobre dejándolo sin oportunidad alguna de desarrollarse. Sin producir un verdadero sistema de proporciones, ni de distribución equitativa.
En nivel micro esto lo vemos hoy día en nuestros países en especial en Panamá, un crecimiento económico enorme y sostenido, pero una distribución inequitativa de las riquezas, de las oportunidades y del desarrollo, palpable a simple vista, solo hay que ver ejemplos que caen en lo ridículo (San Sebastián y punta pacifica, Guna Nega, Curundú y curundu, chorrillo y san Felipe) en su momento todos hemos denigrado a estas personas, no con esto hago un mea culpa mucho menos justifico lo que hacen, pero que pasaría, si las políticas de Estado fueran más equitativas, se diera un mayor desarrollo a la educación, una salud pública cónsona a nuestro país, un sistema penitenciario resocializador y no masificador de la criminalidad, se subsidiara los sectores agrícolas y se desarrollara el interior del país para que no haya ese desplazamiento de pobres interioranos que viene en busca de esperanza a la capital pero lamentablemente muchas veces su situación es igual o más precaria que la anterior, no sé si es utópico pensar que eso pasaría, que es posible si lo es que haya la voluntad he ahí la cuestión, la falta de voluntad no solo política también social, cuando muchas clases ven sus estatus de súper clase, puede peligrar o sus privilegios económicos menguar en un pequeño porcentaje con una visión tan ostracista que no ven que el desarrollo del país también incrementaría el desarrollo de sus inversiones, que no entienden que un pueblo con mayor poder adquisitivo podrá tener mayor estado de bienestar, consumiendo mejores cosas, y lo mejor no se verían forzados a tener casas con bardas electrificadas para que sus preciados bienes materiales no puedan ser robados ni utilizar escoltas por qué no habría necesidad de robar, los crímenes serian menores además de que tendríamos mano de obra más calificada por ende mucho más competitiva.
Ahí se encuentra el origen de nuestro mal, somos un país que nunca ha sufrido grandes tragedias naturales, con un clima optimo para el desarrollo de cualquier industria, bañado por dos mares, aparte de eso con una mescla de culturas que nos hacen ser pacíficos y trabajadores, pero por qué no hemos llegado a ese desarrollo pleno por que aún se discute que el salario mínimo de B/. 700.00 es muy elevado, es malo ni si quiera perder sino dejar de ganar un poco y permitir que esos que se sacrifican diariamente por hacerlos más ricos puedan optar por un derecho a una mejor vida, a un mejor salario a una mejor educación para sus hijos que en un futuro se convertirán en profesionales calificados, porque aún tenemos que estar viendo presupuestos inflados en ayudas de miseria que solo son paliativos politiqueros por qué no podemos ver un proyecto de nación y no un proyecto de gobierno de 5 años que se esfuerza en mantener su posición leseferista, que me hace pensar en ocasiones será que ellos atribuyen su éxito a la “providencia” y que la pobreza es un castigo por los males en otras vida y por ende el castigo tiene que perpetuarse generacionalmente, creo que es el momento de un cambio de mentalidad de acabar con el pecado original y permitir que nuestro país tome un nuevo derrotero sino estaremos condenados a la peor de las guerras, que son las de clases, donde impera la violencia la irracionalidad la falta de cordura y ya no se paliaría por igualdad sino por cambiar de posiciones dentro del engranaje social de manera radical, pareciera que la historia se aprehende como hechos del pasado y no nos miramos en ese ejemplo, posible que solo traería consigo peores días.
Hace poco escuchaba una explicación de una “socióloga” sobre los problemas de la desigualdad y la criminalidad de Panamá, y con sarcasmo me preguntaba ella sabrá si quiera que es sociedad, alguien le habrá dicho que la mayoría de esos delincuentes, pandilleros provienen de hogares disfuncionales, donde desde niños su madre fue la calle, sus hermanos los demás hijos sin madre, producto de que sus padres para poder pagar su minúsculo cuarto en un lugar lejano no solo por la distancia sino por las paupérrimas avenidas para llegar o salir de ahí tenían que levantarse de madrugada, dejarle la comida a medio hacer o encargárselos a una abuela octogenaria, para llegar a sus trabajos mal pagos a tiempo, y culminada la jornada emprender el calvario de dos o tres muchas veces más hora en un sistema de transporte deplorable hacia su residencia llegando muchas veces a altas horas de la noche donde ya su hijo duerme o está por dormir, muchas veces acostándose con hambre y sin supervisión de los cumplimientos escolares por sus padres, sin la debida recreación de fines de semana ni la convivencia familiar necesaria debido a que su descanso es un día de semana que no coinciden con el resto de la familia. Y así se va transformando el niño en delincuente muchas veces criado por la calle aprehendiendo lo que no debe viendo escenas y traumas que un niño en situación normal no debería ver jamás. Pero luego un organización de hipócritas sociales que juran que con pequeñas cuotas de miseria salvan el mundo y se gana un escalafón al cielo (deducible de impuesto) realizan debates sobre el tema e intentan explicarse por que la delincuencia, porque la criminalidad, y no saben que ellos en su mayoría son la fuerza opuesta para que este fenómeno no se dé.
Creo que ha llegado la hora de la equidad, de que las riquezas sean mejor repartidas y no con lastima sino con políticas de estado debidamente sustentadas, formalizadas como leyes que sean tendientes a mejorar el estatus social de los más desfavorecidos y a mejorar el de los obreros, los profesionales, para que exista un desarrollo consonó al crecimiento.

jueves, 1 de diciembre de 2011

EDUCAR O DOMESTICAR



EDUCAR NO ES DOMESTICAR

Hace poco, el PROGRAMA DE NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO conocido por sus siglas (PNUD) revelo cifras alarmantes, donde se señala que panamá es uno de los países que sobre pasa la estadística en el rango de mala distribución de las riquezas. Del mismo modo se señalaba en dicho evento algo mucho peor, y es el hecho de que nos encontramos en la ante penúltima posición en medición de índices de nivel educativo.
Esto en países vecinos como Colombia o Costa Rica u otros países del hemisferio son vistos con seriedad, en Panamá ocupa un leve espacio de alguna quinta plana de los rotativos nacionales.
Lo anterior nos lleva a pensar, nos están educando o domesticando, esto debido a que por años indistintamente del gobierno que haya estado en la administración de la cosa pública, se ha manifestado que la educación es una prioridad pero en vez de mejorar va para peor. Ni siquiera tiene la importancia de un tema de Estado, que para mi concepto en base de la medición que nos coloca en tan penosa posición debería tratarse con urgencia nacional, ya que de esta dependen muchas cosas para el país. Como lo son la seguridad en todos sus aspectos, desde la reducción de los elevados además de ascendientes índices de criminalidad y tráfico de estupefacientes hasta la seguridad alimentaria, por no contar con personal idóneo, con capacidades más haya que las copiadas, la seguridad económica de los inversionistas, por carecer con fuerza laboral debidamente preparada para afrontar retos globales.
El problema primordial consiste en que nuestro sistema educativo tanto estatal como particular año por año reburjita miles de jóvenes que han copiado y aprehendido conceptos pero que no son capaces de resolver un problema una vez se sale del contexto de los esquemas aprehendidos, muchos padres de clase media baja, media alta y de clase alta invierten en centros educativos, sienten el avance de sus hijos al ver que puede sostener una conversación en ingles de manera fluida, aparte perfecta, pero estos mismos jóvenes no conocen de materias profundas que ayudan al desarrollo del pensamiento y la resolución de conflictos así como se manifiesta el bajo y casi nulo conocimiento de la historia universal, continental y nacional, lo cual propicia que estos anglo parlantes solo sirvan como interpretes o trabajadores del sistema de tercerización moderno de la inversión o call centers.
Pero ¿por qué sucede esto y no pasa nada? Creo que la respuesta puede estar en nuestra clase dominante , que prefiere que nuestro sistema educativo solo produzca becerros incapaces de ir más allá de las cercas donde ellos limitan su campo de desarrollo, de personas que no tengan el más minino amor por la cultura, las artes ni deseen un estado de satisfacción y de desarrollo, y todo aquel que sobre pasa estos niveles tiende hacer absorbido o anulado por el sistema para que el modelo no se copie sistemáticamente y no contagie a los demás con la cultura de la lectura, de la música y todo este tipo de fenómenos sociales que coadyuvan a la necesidad del ser humano de ir más allá de sus expectativas y exigir el goce y disfrute de las mismas.
Pero del mismo modo, el cumulo social llamado pueblo, es el mayor responsable por no exigir una educación de calidad para sus hijos, ya que de esto como decía depende que el día de mañana tengamos mejores médicos, funcionarios honestos devengando los salarios que merecen, mayor eficiencia y responsabilidad tanto en la empresa privada como en la cosa pública, mejor planificación en administración estatal, una colectividad capaz de exigir mejor nivel de gobernación ya que entre más nivel se tiene más se va exigir del que nos representa como funcionario electo en el Estado, habrá un mejor desarrollo alimenticio, no tendremos campesinos empíricos sino técnicos e ingenieros dotados de la mejor tecnología instruyendo y capacitando a los productores de alimentos de nuestro país para poder afrontar los cambios climáticos y ser competentes para asumir los compromisos contraídos en los múltiples tratados de libre comercio.
Hoy más que nunca hay que exigir y romper las cadenas de esa educación formal, que solo consigue crear robots, autómatas preparados para repetir en cadena serial algún modelo mal aprehendido.
Exijamos que nos eduquen y no que nos domestiquen, que se nos enseñe a pensar y no a copiar, a resolver problemas no a rodearlos y dejarlos, para que tengamos un desarrollo consonó con nuestro crecimiento económico, y nuestra sociedad pueda acceder a más poder de consumo, al arte, al sano esparcimiento a la posibilidad de escalar socialmente sin necesidad de delinquir y podamos volver hacer un país realmente prospero, ya que un titulo o altas calificaciones no aseguran o ratifican la capacidad, solo que la bestia se aprehendió bien el camino y ya aunque se le quite la cadena no es peligrosa porque siempre conocerá el tamaño o la distancia hacia dónde puede llegar, gracias a esa soga imaginaria que lo hasta cada día y lo obliga a sentirse plenamente realizado cuando adquiere su casa, su medio de transporte, y le entrega su vida entera a la nada sin aspirar otra cosa que poder morir y gozar sus años menos productivos.
Por eso considero que educar no es sinónimo de domesticar, y debemos procurar que se nos dé una educación de calidad, inmediata y continúa.

http://www.youtube.com/watch?v=xmZnI2C_d7Q